Interior de vehículo Ford con conductor y pasajero

El sistema de dirección eléctrica del vehículo facilita el uso del volante. Y esto hace que las maniobras a baja velocidad como estacionar en paralelo sea aún más fácil.

Muchos vehículos nuevos están equipados con Dirección Electrónica Asistida (EPAS) y no utilizan líquido de dirección. Pero algunos vehículos más antiguos necesitan líquido para la dirección eléctrica para que este sistema funcione correctamente. Los propietarios de estos tipos de vehículos deben revisar el nivel del líquido cada mes.

Si el depósito de líquido de la dirección eléctrica está bajo, deberás agregar más para que tu sistema de dirección eléctrica funcione correctamente. Así es como se hace.

  1. Enciende el motor y espera un momento hasta que el indicador de temperatura alcance el rango normal de funcionamiento.

  2. Con el motor encendido, gira el volante completamente para un lado, y luego para el otro. Haz lo mismo varias veces.

  3. Apaga el motor y abre el capó.

  4. Ubica el depósito de líquido de la dirección eléctrica. Por lo general, está sobre o cerca del motor y puede ser de color blanco o amarillo con tapa negra.

  5. Limpia el depósito con una toalla o un trapo para evitar que le entre tierra mientras trabajas.

  6. Revisa el nivel de líquido del depósito. Según el tipo de depósito, quizás tengas que girar y sacar una varilla de medición o mirar las líneas "MIN" y "MAX" en el exterior del depósito.

  7. Si la varilla de medición o el nivel del depósito está entre "MIN" y "MAX" no necesitas agregar líquido.

  8. Si el nivel del líquido está debajo de la línea "MIN", quita la tapa (o la varilla de medición) y agrega líquido para la dirección eléctrica en pequeñas cantidades, revisando el nivel cada vez que lo haces. No superes la línea "MÁX".

  9. Coloca nuevamente la tapa o la varilla de medición y asegúrate de que quede bien ajustada.

¿Te resulta útil?