Cómo Me Protejo y Evito Riesgo Cuando Cargo Gasolina en mi Vehículo

Practique un plan de seguridad. Y vete sin correr riesgo alguno.

Las gasolineras son una de las cosas más sucias con las que estamos en contacto con frecuencia. De hecho, en promedio, los mangos de las gasolineras tienen más bacterias que el inodoro común de casa, 11,000 veces más.*

Si eres uno de los que tienen que permanecer móvil y tienes que cargar combustible, sigue estos simples pasos para dejar las bacterias en la gasolinera y no en las manos.

Usa guantes cuando cargas combustible y pagas. Los guantes descartables son aún mejor para que puedas desecharlos después de usarlos. Encuentra un basurero para evitar generar basura.

Si no tienes guantes disponibles, usa papel higiénico para agarrar los mangos. Asegúrate también de desecharlo sin tocar las secciones contaminadas que puedan estar en contacto con las bacterias.

Mantén la distancia de otros clientes. Recuerda la regla de seis pies y síguela, al menos seis pies.

Ten una botella de desinfectante para manos en el vehículo para usarla después de cargar combustible. También asegúrate de no tocar el rostro con las manos hasta que puedas lavarlas correctamente con jabón y agua. También recomendamos limpiar áreas de alto tacto con las toallitas desinfectantes adecuadas después de cargar combustible, como manijas de puertas, llaveros y volante.

En cuanto puedas, lávate las manos por un mínimo de 20 segundos.

¿Te resulta útil?